Periodismo feminista por el derecho a decidir: hablemos de aborto

1a Introducción: periodismo feminista por el derecho a decidir.

Quizás llegaron hasta aquí por mera curiosidad o en la búsqueda de recursos, técnicas y herramientas. Tal vez están estudiando periodismo y/o comunicación y en las clases nadie les habló de periodismo con “perspectiva de género” o derechos humanos. O puede ser que ya estén ejerciendo el periodismo feminista. También puede ser que formen parte de una organización que está revisando sus materiales de comunicación. En todos los casos: bienvenidxs a este espacio de formación virtual. Nadie nace periodista feminista. 

La propuesta de este curso online está centrada en el abordaje de las coberturas periodísticas sobre derechos sexuales y (no) reproductivos, en particular, el derecho al aborto, una de las tantas demandas de la agenda feminista. Un pañuelo verde recorre Latinoamérica y el Caribe y tenemos el desafío de acompañar la lucha para que sea ley desde los espacios de comunicación en los que estamos con narrativas feministas de calidad.

Desde esta propuesta, buscamos consolidar conocimientos y herramientas que nos permitan pensar, analizar y narrar historias de niñas, adolescentes, mujeres cis y varones trans en relación al acceso a la educación sexual integral, la violencia sexual, los métodos anticonceptivos y el derecho a la interrupción del embarazo para contribuir a una comunicación adecuada de esas historias y relatos

Este curso virtual y autoadministrado está organizado en 4 módulos consecutivos. Cada uno presenta objetivos y contenidos específicos, herramientas para el abordaje y una actividad de integración y/o aplicación de los contenidos hacia al final de los módulos.

Hablar de aborto como periodistas feministas implica ser como traductores de dos lenguajes: el jurídico y el médico. Este primer módulo busca que puedan consolidar un lenguaje específico y científico sobre interrupciones de embarazo incorporando palabras claves de esos lenguajes y que desarrollen una perspectiva crítica respecto a la producción periodística existente para identificar buenas prácticas. Porque es más importante dominar el mensaje que el medio.


Es común que, al hablar de aborto, los medios tradicionales caigan en el uso de términos peyorativos, de datos y noticias falsas y hasta repliquen información errónea con intenciones de manipular a las audiencias. También, es habitual que otros hablen por nosotrxs. 


Una comunicación clara, precisa, basada en información científica comprobable, ayuda a reducir el estigma asociado al aborto y la desinformación. Recordemos que la información es un derecho: incluso en lugares donde el aborto tiene altas restricciones legales, no es ilegal hablar sobre este tema o reconocer que ocurre frecuentemente.

Leer más al respecto en este link

¿Qué es el periodismo feminista?

Para lxs periodistas feministas el aborto es un derecho y tenemos el compromiso de comunicarlo con responsabilidad. 

Laura Salomé Canteros, periodista feminista e integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito de la Argentina

PERIODISMO + ACTIVISMO


El periodismo feminista hace explícito nuestros posicionamientos políticos, nuestra mirada del mundo y las desigualdades, de una manera ética y responsable.


Durante mucho tiempo la “objetividad”, la “neutralidad”, la “imparcialidad” se enseñaron como atributos del buen periodismo. Sin embargo, así como la universalidad y la objetividad de la ciencia tradicional terminan reforzando valores androcéntricos y patriarcales, lo mismo sucede en el mundo de los medios y la comunicación. 

Si los medios tradicionales, al igual que la ciencia tradicional, niegan su propia localización, su encarnación y la parcialidad de los mensajes que emiten; el periodismo feminista, por el contrario, deja al desnudo esas tres cuestiones. 


El conocimiento no está desconectado del contexto ni de la subjetividad de quien lo emite.


El periodismo feminista es un periodismo situado, con una mirada encarnada, cuyas posiciones explícitas dan prueba de puntos de vista parciales y contextuales. Dejar en claro los posicionamientos desde que se escribe, habla o interviene en la comunicación colabora en una mejor descripción del mundo y a un pacto ético con las audiencias. 


El periodismo feminista aborta la objetividad.


¿Vamos bien hasta acá? 

Ojalá que sí. 

¡Seguimos!


Si te interesa profundizar los contenidos trabajados, aquí sugerimos algunas lecturas

Las epistemologías feministas tienen mucho para aportar al periodismo feminista. En 1986 Sandra Harding teoriza sobre el denominado punto de vista feminista; luego la filósofa Donna Haraway escribe sobre los conocimientos situados en 1991 y Helen Longino postula el empirismo contextual que permite hacer explícitos los posicionamientos políticos de una manera ética y responsable. 

La propuesta epistemológica de la filósofa Haraway conocida como “conocimientos situados” permite reflexionar y caracterizar el periodismo feminista contemporáneo como confluencia de la práctica periodística y el activismo.

A diferencia de la teoría del punto de vista feminista, que sugiere Harding, que se enfocaba en la experiencia de las mujeres como una experiencia en particular que tenía el privilegio de mirar desde los márgenes; Haraway insistió en que es el ejercicio de posicionamiento y su explicitación lo que otorgan la objetividad. En ese sentido, es interesante cómo Haraway habla de objetividades encarnadas y en esa enunciación pone en juego también a los cuerpos y la posibilidad de conectarse con otrxs desde esa encarnación. 

Bibliografía recomendada:

  • Haraway, D. (1995), Ciencia, cyborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza, Madrid, Ediciones Cátedra.
  • Harding, Sandra (1996) Ciencia y feminismo, Madrid: Morata.
  • Harding, Sandra, (2000) ¿Existe un método feminista? En Debates en torno a una metodología feminista, en Bartra, Eli (comp.), México: Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco. 
  • Helen Longino (1991) Science as social Knowledge